3 pasos esenciales que necesitas hacer el fin de semana para una piel radiante

Para tener una piel sana, es necesario contar con una buena rutina de cuidado.

Pero una rutina diaria no es suficiente: hay pasos fundamentales que no son para todos los días.

Por eso, es importante el hábito de aplicarlos el sábado o el domingo y asegurarte de que le estás dando a tu piel todo lo que necesita para sentirse bien.

Estos son los 3 pasos ideales para incorporar a tu fin de semana y lograr resultados increíbles en tu piel:

1. Exfoliante facial

Cada minuto, perdemos miles y miles células muertas que se acumulan sobre nuestro cuerpo.

Por eso, un producto fundamental en una buena rutina de cuidado de la piel es la exfoliación:

Renueva la piel. Ayuda a eliminar células muertas. Quita puntos negros y granitos, y elimina cualquier rastro de suciedad, dejando una piel suave y radiante. Además, al exfoliar la piel, activas también la circulación y el sistema linfático oxigenando la epidermis.

Incorpora una exfoliación semanal y verás diferencias enormes con el tiempo.

¿Cómo aplicar la exfoliante facial?

Aplica el producto en la cara limpia y extiéndelo con movimientos circulares, de forma ascendente. Así, eliminas las células muertas y estimulas la circulación sanguínea al mismo tiempo. Al finalizar, retira bien el producto con agua tibia y aplica una crema hidratante para un mejor resultado.

Producto recomendado > Exfoliante facial a base de micropartículas de celulosa vegetal.

Sus partículas finas permiten una renovación celular extraordinaria, incluso para las pieles más sensibles, y el aloe vera aporta una hidratación incomparable.

2. Exfoliante corporal

A la hora de exfoliar el cuerpo, préstale especial atención a las zonas más ásperas y rugosas como las rodillas, codos o tobillos y evitar las zonas sensibles y finas.

¿Cómo aplicar la exfoliante corporal?

Vierte un poco de producto en tu mano y aplícalo sobre la zona que quieras tratar. Extiéndelo con movimientos circulares de forma ascendente para eliminar las células muertas y estimular la circulación sanguínea al mismo tiempo.

Puedes hacerlo con las manos o probar el “dry brushing” para una sensación diferente y complementaria. Retira los restos con agua tibia y aplica después una crema hidratante corporal como nuestra leche hidratante corporal con aceite de Jojoba.

Producto recomendado > Exfoliante corporal a base de Sales del Mar Muerto. Sus minerales aceleran el metabolismo celular y estimulan el proceso de reparación natural, para una hidratación más profunda.

3. Mascarilla facial

Las mascarillas son beneficiosas para todos los tipos de pieles. Aportan hidratación, quitan el exceso de sebo y ayudan a que tus poros se vean mejor.

¿Por qué no aprovechar este momento para convertir el momento de la mascarilla en una actividad divertida y fuera de la rutina?

¿Por qué no acompañarla con una amiga o hija? O aprovechar para encender unas velas, poner música tranquila y leer un buen libro… Como si fuera un día de spa, pero en casa, donde además de ayudar a tu piel, también relajas tu sistema nervioso.

¿Cómo aplicar la mascarilla?

Limpia bien la piel antes. Aplica la mascarilla de forma generosa sobre el rostro, con una brocha o con la yema de los dedos, evitando el contorno de ojos. Deja actuar entre 15 y 20 minutos y aclara con abundante agua y con pequeños movimientos circulares.

No olvides aplicar el tónico para eliminar posibles restos de la exfoliación y mascarilla. De esta manera, la crema hidratante tendrá mejor efecto.

Producto recomendado > Mascarilla facial nutritiva con manteca de karité. Mima las pieles más deshidratadas y secas y les devuelve su aspecto más saludable. Restaura los líquidos y reafirma, regenera y nutre la dermis, aumentado la firmeza y la elasticidad.

Cada piel es diferente.

Y lo mejor que puedes hacer es escuchar a la tuya. Te recomendamos hacer estos tres pasos al menos una vez por semana. Dependiendo de las características de tu piel y las rutinas, habrá algunas personas que se sentirán mejor haciéndolo 2 veces por semana.

Lo decimos siempre: la constancia y los pequeños hábitos son los que logran mayores resultados a largo plazo. Dale a tu piel este cuidado extra y verás los cambios.

¿Quieres ser el primero en enterarte de nuestras historias?

¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter!

SUSCRIBIRME