6 Mitos y Verdades de la Cosmética: Parte 1

¿Cuántas veces nos encontramos repitiendo afirmaciones que resultan no ser ciertas...?

Seguro que muchas más de las que nos gustaría.

El conocimiento es poder.

Por eso, nos importa desmentir mitos y ponerte las cosas fáciles y simples, para que puedas elegir con conciencia y desde un lugar informado.⁠

Hoy te compartimos 6 mitos populares de la cosmética y su explicación:

1. “Las pieles jóvenes no tienen que usar productos para el cuidado de la piel”.

FALSO.

Este es el error de skincare por el cual más nos arrepentimos cuando somos un poquito mayores.

Como la piel joven se ve naturalmente muy bien, parece que no hay mucho por hacer. ¡Error! Este es el momento para instaurar buenos hábitos de higiene de la piel.

Nuestras recomendaciones son:

La prevención y la constancia son la clave de una piel sana y luminosa a cualquier edad.

¡No esperes a empezar tu rutina de cuidado de la piel cuanto antes!

2. “La cosmética natural está pensada para personas con alguna afección en la piel”.

FALSO.

Es cierto: las personas con pieles sensibles suelen ser las primeras en animarse a probar la cosmética natural. Al tener una piel tan reactiva, participan activamente en la búsqueda de productos que estén exentos de sustancias químicas o sintéticas.

Afortunadamente somos cada vez más las que nos educamos para conocer qué alternativas existen.

Sin embargo, todos los tipos de pieles se benefician de la cosmética orgánica. Esta se usa desde hace miles de años para el cuidado de la piel y del pelo, a lo largo de todo el mundo, por sus propiedades increíbles. ¿Por qué debería ser diferente ahora?

3. “Los sérums no son adecuados para pieles grasas”.

FALSO.

La creencia de que las pieles grasas no necesitan hidratación es muy popular y es FALSA.

Muchas piensan que los sérums son solo para las pieles secas. Esto es un mito. De hecho, las pieles grasas toleran mejor las texturas ligeras de los sérums que las de las cremas.

Todas las pieles necesitan hidratación. El sérum te ayuda a hidratar la piel, con una textura más ligera y sin dejar rastros grasosos en la piel.

Si tienes la piel grasa, opta por uno con Vitamina C como nuestro Sérum Iluminador.

 

4. “Cuanto más cara es la crema, mejores son sus efectos”.

FALSO.

¿Por qué creemos que "caro" es sinónimo de “mejor calidad"?⁠⠀

La efectividad de un tratamiento dermocosmético viene dada por su composición, por cómo ha sido formulado o por la calidad de sus ingredientes. Ni el precio ni la marca determinan la calidad de los productos.

Producir y consumir productos elaborados con ingredientes naturales, no solo es posible, sino que es necesario para nuestro cuerpo y nuestro planeta.

Afortunadamente, hoy elegir lo natural no significa tener que pagar más por ello.

5. "No merece la pena invertir en un contorno de ojos. Aplícate la crema facial que utilizas todos los días."

FALSO.

Invertir en un contorno de ojos merece la pena y mucho.

La piel de la zona del contorno de ojos es más fina y tiene un nivel de pH diferente al del resto de la cara, por eso debe cuidarse de manera diferente al resto de la cara. Una crema facial nunca conseguirá tantos beneficios porque no atenderá las necesidades específicas de esta área.

Recomendamos comenzar a usar la crema de contorno de ojos a partir de los 25 años. Es en esta edad cuando aparecen los primeros signos de envejecimiento de la piel.

Si tienes una piel joven y aparecen unas primeras arrugas, prueba el nuevo Contorno de Ojos para Primeras Arrugas: ideal para aumentar la firmeza en la zona y frenar la aparición de arrugas iniciales.

Si tienes piel madura, prueba el nuevo Contorno de Ojos para Pieles Maduras para regenerar arrugas y darle un aspecto más rejuvenecido a la piel de la cara.

6. "Cuantos más productos utilice, mejor."

FALSO.

Más cantidad no siempre es sinónimo de mejor resultado.

El exceso de cosméticos (o elegir cremas equivocadas) puede provocar irritación, sequedad como también alterar los niveles de hidratación o asfixiar la piel.

Tómate tu tiempo para informarte y elegir los productos naturales adecuados según tu tipo de piel, su edad y sus necesidades, especialmente si tienes una piel sensible.

Si no sabes muy bien por dónde empezar, te recomendamos esta guía: Cómo hacer tu rutina facial: los 4 pasos esenciales para una piel sana.

¿Qué otros temas te gustaría que abordáramos en esta sección de Mitos y Verdades? Estaremos encantadas de poder ayudarte con tus dudas.⁠⠀

¿Quieres ser el primero en enterarte de nuestras historias?

¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter!

SUSCRIBIRME