Claves y trucos para una buena limpieza facial diaria

Una buena limpieza facial diaria es la base para una piel sana.

La contaminación, los cambios de temperatura, el estrés ambiental y emocional, las toxinas, la mala alimentación, el tabaco…

Estos son solo algunos de los factores que hacen que tu piel pierda vitalidad.

Si quieres que las cremas, los sérums y los demás cosméticos tengan efecto, tu cutis necesita estar lo más receptivo posible: y para eso, necesita estar limpio.

De nada sirve tener las mejores cremas, o realizar tratamientos profesionales, sin una buena rutina de higiene en casa.

Dedicarle unos minutos al día a los buenos hábitos de higiene puede lograr cambios impresionantes a largo plazo.

¿Por qué hacer la limpieza facial diaria en casa?

Una buena limpieza facial elimina los restos de sudor, contaminación, maquillaje y sebo acumulado durante el día y la noche.

Es difícil notar los efectos en el día a día, pero a largo plazo, esta acumulación puede generar puntos negros, espinillas, granos y otros problemas cutáneos como el acné, dermatitis atópica y más.

Si no quitas esta barrera, ninguno de los productos que te apliques en el rostro será absorbido correctamente.

Para que los productos penetren mejor, necesitas una piel libre de impurezas.

Beneficios principales de una buena limpieza facial diaria:

Eso no significa que tengas que ir a centros de belleza cada semana… ¡por suerte puedes cuidar tu piel desde casa!

Recuerda: pequeños buenos hábitos tienen efectos muy grandes.

Algunos de los beneficios principales de una buena higiene en casa incluyen:

  • Prepara la piel para una mejor absorción de los productos posteriores.
  • Retrasa el envejecimiento prematuro y la aparición de arrugas.
  • Elimina y previene los puntos negros y la osbtrucción de los poros.
  • Deja una piel suave y firme.
  • Aporta luminosidad.
  • Elimina el exceso de sebo que produce la piel.
  • Elimina las impurezas que se acumulan.
  • Regula el acné y los granitos.
  • Tu piel respira más y está más oxigenada.

El mejor tratamiento para tener una piel sana es la prevención. Nunca es demasiado tarde para empezar a incorporar hábitos que te hagan sentir bien y verte bien.

¿Cada cuánto hacer la limpieza facial?

Lo mejor es que realices la limpieza dos veces al día:

  • Por la noche: para quitar las impurezas y los restos de maquillaje
  • Por la mañana: para eliminar el exceso de sebo que se produce durante la noche.

Estos pocos minutos de cuidado al día marcarán la diferencia entre una piel radiante y una sin vida.

Para completar el cuidado: unos consejos extra para la limpieza

1. Un buen secado: imprescindible.

Al terminar, seca tu piel a toquecitos y con suavidad, sin arrastrar de un lado a otro. Asegúrate de usar una toalla limpia.

2. Termina con un buen tónico.

El tónico no es un limpiador, pero sí es indispensable para terminar la rutina de limpieza facial. Ayuda a quitar los restos de suciedad que hayan quedado sin darnos cuenta, además que refrescan la piel, restauran su pH óptimo y la preparan para los productos posteriores.

3. Acompaña con una exfoliación semanal.

Incluye la exfoliación semanal dentro de tu rutina de cuidado para eliminar el exceso de células muertas acumuladas en la dermis y que se vea nueva, fresca y luminosa.

Nuestros favoritos para hacer una buena limpieza facial:

Limpiador Facial para Pieles Grasas

Una opción ideal para pieles grasas o con tendencia acnéica, porque limpia en profundidad sin generar sequedad o piel brillosa. Este limpiador contiene agua de naranja y aloe de cultivo ecológico que limpia en profundidad sin irritar, regula la producción sebácea y revitaliza el cutis.

Gel-to-Milk Desmaquillante

Su innovadora fórmula es perfecta para limpiar los poros en profundidad a la vez que mimar tu piel. Con un 99.98% de ingredientes de origen natural (entre ellos el aceite de almendras y aloe vera eco), es ideal para todo tipo de pieles, especialmente las sensibles.

Agua Micelar con Extracto de Aloe y Jengibre

Ideal para deshacerse del maquillaje de todo tu rostro, dejar tu cutis limpio, fresco y radiante. Su fórmula 98,93% natural calma tu piel del estrés diario, minimiza las rojeces y las inflamaciones. ¿El resultado? Una piel perfectamente limpia y renovada, lista para un look totalmente radiante.

El secreto de una piel radiante está en la limpieza diaria.

Ahora que ya sabes lo importante es la limpieza facial diaria para el cuidado de tu piel, ¿por qué no empiezas con nuestro Pack Limpieza Total? Pruébalo para conseguir una limpieza ideal del rostro y una total hidratación.

¿Quieres ser el primero en enterarte de nuestras historias?

¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter!

SUSCRIBIRME