Cómo cuidar tu piel y tu pelo después del verano

Se acaba el verano y lo notamos en la piel y en el pelo. Es probable que veamos manchas de sol que antes no estaban, notemos algunas arrugas de más y que nuestro cutis se vea más deshidratado de lo habitual.

Está bien. En el verano, nuestros hábitos y nuestra alimentación cambian, te hayas quedado en casa o hayas viajado unos días. Con los cambios en la rutina, las temperaturas altas y la exposición al sol... es esperable que nos hayan pasado factura.

La buena noticia es que después de haber disfrutado del verano, puedes recuperar tu piel para que se vea sana, renovada y radiante.

Nuestros consejos para mimar tu piel y tu pelo de manera natural después del verano:

1. Recuerda que la piel forma parte de un todo

La piel refleja el estado de nuestro cuerpo. Por eso, volver a una rutina ordenada y recuperar nuestros hábitos de una buena alimentación es una forma de cuidarla.

El otoño es el momento perfecto para retomar tus cuidados personales, de piel y de salud general y volver a los hábitos que te ayuden a sentirte bien y a cuidar de ti misma. Si te sientes bien, tu piel se verá bien.

2. Hidrata tu piel

El sol deshidrata la piel especialmente durante el verano. Para recuperar nuestra piel, debemos hidratarla desde dentro y desde afuera.

¿Para hidratar desde dentro? Comiendo frutas y verduras frescas, priorizando los alimentos ricos en vitaminas y antioxidantes y bebiendo mucha agua y líquidos (¡excusa ideal para hacer zumos!).

¿Para hidratar desde afuera? Elige una crema facial con principios hidratantes más fuertes, como el aceite de germen de trigo. Compleméntalo con el sérum nutritivo con aceite de té verde para una hidratación profunda para un mejor resultado. Y para el cuerpo, aplica una leche hidratante, especialmente después de la ducha.

3. Exfóliate en profundidad

La exfoliación y la hidratación son los dos pilares para un buen cuidado de la piel.

Al exfoliar, eliminamos las células muertas de la piel, limpiamos los poros y nuestra dermis se renueva, lista para el otoño. Como reducirá las impurezas, la piel estará más saludable e iluminada.

Tip Labeau: Elige un exfoliante a base de aloe vera, que le aportará hidratación y sensación de frescura.

4. Cuida tus manos y labios

Las manos son una de las partes del cuerpo más afectadas: están expuestas todo el año y durante el verano se resecan aún más de lo normal. Recuerda hidratarlas con una buena crema de manos. ¡Y no olvidemos los labios! Cuídalos y protégelos con un bálsamo labial natural que repare y nutra la piel.

5. Devuélvele la vitalidad a tu pelo

¿Ves tu pelo reseco, sin vida, apagado, seco? Los efectos del sol, el cloro, el viento y el mar dejan sus huellas. El Pack Cuidado Total sin sulfatos ni parabenos lo tiene todo para que tu cabello luzca limpio, brillante y repleto de vitalidad, con todos los beneficios de los activos naturales.

Aprovecha también el final del verano, un buen momento para cortarse las puntas y dejarlo como nuevo.

6. ¿Cómo está tu piel? Momento ideal para revisar

El otoño es un buen momento para revisar el estado de tu piel. Ver cómo se ven nuestras manchas, los lunares y si han cambiado forma, tamaño o color. Si te sientes más segura, sugerimos que lo hagas acompañada de un dermatólogo o especialista.

7. Protégete del sol durante todo el año

Aplicar protector solar es esencial todos los días porque estamos expuestas a los rayos UV todo el año, en particular nuestro rostro y manos. Recuerda que el mejor tratamiento para la piel es... ¡la prevención!

Este hábito es el que más nos ayudará a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel. Sigue aplicando crema solar antes de salir de casa y tu piel te lo agradecerá.

Y tú, ¿cuáles son tus consejos para cuidar de tu piel después del verano? ¡Cuéntanos!

¿Quieres ser el primero en enterarte de nuestras historias?

¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter!

SUSCRIBIRME