Cuidarse empieza por dentro: el impacto de nuestra autoestima y cómo aumentarla

¿Alguna vez te has preguntado cómo puede impactar la autoestima en la salud de tu piel?

⁠Nosotras nos lo hemos cuestionado varias veces. Creemos que lo natural es sentirse bien. Y que el cuidado (y el bienestar) va más allá de la piel y empieza de dentro hacia fuera.

Para profundizar más acerca del tema, hemos hablado con la experta en autoestima Ingrid Pistono. Ingrid es psicóloga, tiene un máster en Psicoterapia del Bienestar Emocional y otro en Executive Coaching y está formada en diversas herramientas terapéuticas.

Descubre lo que hemos conversado acerca de la importancia de querernos y cuidarnos. Cómo podemos entrenar nuestra autoestima, qué podemos hacer para volver al presente y más:

Somos muchas las mujeres que tenemos cierta tendencia a sentirnos inseguras. A creer que no llegamos a todo. A pensar que no valemos lo suficiente. Nuestra autoestima suele estar en entredicho. No siempre y no todo el mundo, pero es habitual que todas tengamos momentos en los que nuestra autoestima es baja.

“Lo bueno es que solo es un estado” asegura Ingrid.

Y es ahí donde entra la oportunidad: entonces tener una autoestima baja en un determinado momento no significa que vayas a tener que continuarlo de por vida.

¿Qué es la baja autoestima?

“La falta de autoestima se basa en una serie de creencias que podemos tener y que nos limitan en un momento dado” dice Ingrid Pistono. Uno de los trucos entonces es cuestionarnos qué validez tienen esas creencias, “sobretodo si nos están incomodando” o limitando.

Algunos trucos para volver a ti y aumentar tu autoestima:

Le pedimos a la experta que nos dé algunos trucos para aumentar nuestra autoestima. “No son trucos míos” dice. “Son universales, ¡y están al alcance de todo el mundo!”

Hay días en donde nos levantamos eufóricas y contentas, y estamos menos pendiente de nuestra autoestima. Sin embargo, cuando estamos metidas dentro del nubarrón, es más difícil ver esos trucos. “El día que tenemos el bajón es cuando más nos cuesta, con lo cual es importante tener pequeños truquitos para engañar un poco al coco y no empezar a martillarnos y justificar lo malas que somos en algún aspecto”.

1. Volver al presente.

Cuando tenemos la mente en modo pasado o futuro, nos perdemos el presente. “¿Y qué es el presente? La misma palabra lo dice: un regalo”. Y la herramienta clave para volver al presente: respirar.

Cuando perdemos el presente, nos olvidamos de lo que tenemos y cómo podríamos aprovecharlo. Preguntas que pueden ayudarnos a volver al aquí y ahora:

  • ¿Qué tienes hoy?
  • ¿Qué te gusta de lo que tienes hoy?
  • ¿Qué quieres mantener?
  • ¿Qué *quieres —*no puedes, quieres, te ilusiona, te apetece— mejorar?
  • ¿Qué no quieres tener?

“Y desde ese análisis, favorecer todo lo que consideras que a ti te hace sentir en calma. Lo que produce bienestar, te sorprende, te gusta disfrutar. Y de lo que no te gusta, valora cuánta capacidad de mejora tienes al respecto o cuánto te puedes quitar de encima”.

2. Distraerse.

“Cuando estás en el nubarrón, pon el foco de atención en otra cosa” sugiere. “Si vemos que un tipo de pensamiento se está convirtiendo en algo recurrente, nos está sentando mal, nos paraliza… vamos a distraernos tratando de poner el foco en algo que nos guste o nos distraiga”.

Puede ser cualquier cosa. ¿Te gusta leer? Lee. ¿Te gusta escribir? Escribe. Cocina. Pasea. Ponte a charlar con alguien que te hable de un tema diferente. Ve una serie. No tiene que ser nada complejo. Solamente distráete.

3. Dar lugar al autocuidado.

Una buena manera de mejorar nuestra autoestima es encontrarnos a gusto. “Y para encontrarnos a gusto, hablo de autocuidado".

Preguntarnos: desde el presente, en lo cotidiano y en lo que nos podemos permitir: ¿cómo podemos cuidarnos?

“Ducharse puede ser un mero trámite o puedes decidir hacer una ducha consciente, disfrutando del agua calentita, de un gel que huele de maravilla, de ese gustazo de sentir que te estás limpiando. Puedes tomarte un café a toda velocidad de pie porque has decidido que tienes mucha prisa… o puedes decir: Es mi momento de café y me lo tomo sentada, y en lugar de mirar la lavadora, lo hago mirando por la ventana mirando lo bonito que está el cielo.”

Tal vez a mitad de taza o de ducha se te olvide. Pero lo vas entrenando. ¿Y ante la duda? Autoamor. ¿Qué me satisface más? ¿Qué me mola más? Tirar de eso, dentro de las posibilidades que tengamos en ese momento.

"¿Y la culpa?" Cuando la idea del autocuidado choca con la costumbre de cuidar de los demás:

“Como no consideramos que somos suficientes, estamos más pendientes de las necesidades o demandas ajenas que de las nuestras propias” dice Ingrid Pistono.

¿Qué sugiere? Defender lo que en psicología se llama “egoísmo positivo”. “Suena horrible porque la palabra “egoísta” ya la tenemos catalogada como negativa. Pero practicadlo, porque es maravilloso”.

¿Cuándo atendemos mejor a los otros? ¿Cuando estamos torcidas, cruzadas o con la cabeza en mil cosas... o cuando hemos tenido el momento de relax y estamos felices?

Cuanto más te cuidas, te escuchas y atiendes tus necesidades (y si puedes disfrutar, ¡aún más!), mejor. Porque al final redunda en el beneficio de los demás.

Somos más capaces de dar cuando primero nos damos a nosotras.

Qué es Mindful Beauty y cómo nos puede ayudar.

Ingrid es la creadora del concepto Mindful Beauty, una mezcla entre todo lo que supone la atención plena y el vivir en el presente con la belleza: “No la belleza exterior y la que mostramos, si no también la interior y la de todo lo que nos rodea. El sentido de belleza en su más amplio sentido”.

Podemos buscar la belleza en lo cotidiano.

Cuando somos conscientes del agua caliente al ducharnos. Del olor a café. De un abrazo. Una sonrisa.

Es en esos momentos donde soltamos el piloto automático y nos vamos dando gustazos.

Eso es autoamor. Eso es autocuidado. Eso es bienestar.

Sentirse bien, desde dentro hacia afuera.

La conversación con Ingrid Pistono formó parte del 1º ciclo de ENCUENTROS con mujeres que nos inspiran y nos enseñan día a día a sentirnos bien. Ve la entrevista entera aquí.

¿Quieres ser el primero en enterarte de nuestras historias?

¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter!

SUSCRIBIRME