Deporte y cuidado de la piel: adapta tu rutina de belleza al gimnasio

¿Hago la rutina antes o después del gimnasio? ¿Puedo salir a correr a primera hora de la mañana y me limpio la cara después? ¿Y que si hago deporte por la noche?

Resolvemos las dudas sobre cómo combinar tu ejercicio diario y tu rutina de cuidado de la piel sin comprometer ninguna de las dos.

Cada piel es diferente y va a necesitar cosas diferentes. Sin embargo, estos pasos son básicos y si los respetas, tu piel te lo agradecerá y hacer deporte será un placer:

1. Antes de hacer deporte:

Limpia

Asegúrate que vas a hacer deporte con la cara limpia. Cuando haces ejercicio, tus poros se abren y quieres que tu piel pueda respirar natural y libremente. La limpieza es un must en toda rutina de cuidado. Nuestra piel acumula impurezas de todo tipo y limpiarla ayuda muchísimo a mantener la salud de nuestra cara saludable.

Lo que nos lleva al siguiente punto...

Menos es más

Por esta misma razón, evita el maquillaje si vas al gimnasio. La combinación de sudor y maquillaje puede provocar un exceso de sebo, que puede a su vez generar un brote de acné. ¡No!

Además de evitar el maquillaje, evita también las cremas densas. No quieres sudar y que se derrita la crema sobre los ojos mientras corres en la cinta. Mejor aplica un tónico ligero después de la limpieza y deja la hidratante más espesa para más adelante.

2. Mientras haces deporte:

¡Manos y pelo afuera!

Cuando hagas actividad, ata tu pelo en una coleta para que no te estorbe en la cara ni te traspase las impurezas a la cara. Lo mejor es mantener aceites, sudor y suciedad lo más lejos de tu piel posible. Así que tengas pelo corto o largo, ¡haz uso de esa coleta o cinta para que no caiga el cabello en la cara!

Ojo con las manos también. Intenta mantener los dedos fuera de tu cara. Los gimnasios, centros de yoga u otros son espacios comunes donde afloran las bacterias. Este consejo va especialmente dirigido a quienes toquen varios aparatos u objetos. Si necesitas quitarte el sudor de la cara, utiliza una toalla limpia y no muy esponjosa (si puedes traer la tuya, ¡mejor!).

3. Después de hacer deporte:

¡Limpia!

Es esencial limpiar tu cara después de hacer tu actividad. La limpieza quitará todo residuo de sudor, bacterias y aceites que se acumularon en tu piel.

Hidrata

¡Ahora sí! Después de sudar y disfrutar de una merecida ducha, tu piel está lista para hidratarse. Si quieres, en este momento, puedes llevar a cabo tu rutina habitual de cuidado de la piel. Eso sí, como tu piel está más sensible de lo normal por el ejercicio y la ducha, evita productos agresivos.

Deporte y cuidado de la piel

¿Resumen? Limpia tu piel, evita el maquillaje antes de hacer ejercicio. Luego, limpia de nuevo e hidrata bien. ¡Y no te olvides de beber mucha agua!

Prueba ya nuestro Pack Esencial con lo que necesitas para cuidar de tu piel en el gimnasio, tu centro de yoga preferido o donde hagas ejercicio. ¿A qué esperas?

¿Quieres ser el primero en enterarte de nuestras historias?

¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter!

SUSCRIBIRME