¿Mi piel es el reflejo de lo que como? Cómo cuidar tu piel a través de tu dieta

¿La alimentación impacta en la salud de la piel o es un mito? ⁠¿Qué alimentos van mejor para mi piel? ¿De qué manera puedo ayudar a mi cuerpo a verse y sentirse mejor?

Varias de vosotras nos escribís con estas dudas.

Para responderlas, conversamos con Carla Zaplana, experta en nutrición y alimentación vegetal. Además de ser dietista y mentora de salud, Carla es la creadora de la filosofía Come Limpio y autora de varios libros.

Aquí te compartimos sus consejos para que sepas cómo cuidar tu piel a través de tu dieta:

Sí, tu piel es un reflejo de lo que comes.

La piel es el órgano más grande, el que más superficie tiene y más trocitos tenemos para cuidar” dice Carla.

La alimentación se refleja en nuestro exterior: puede cambiar su aspecto, su textura y su salud.

“No podemos ver si tenemos un hígado graso o un desequilibrio hormonal. Pero sí podemos percibir cuando hay una alteración en nuestra piel. La mejor cosmética que le podemos dar a nuestro cuerpo es a través de lo que comemos”.

¿Por dónde empezar?

Por aquí:

¿Qué no le estás dando a tu cuerpo?

Hay alimentos más beneficiosos que otros, claro.

"Pero sobre todo es súper importante lo que no le damos a nuestro cuerpo" dice. "Siempre digo: dejen salir antes de entrar".

El organismo siempre busca el equilibrio y es una función natural que busque sanar. El primer paso, entonces: Deja de darle a tu cuerpo aquello que le está dañando.

Algunos ejemplos:

  • Exceso de alcohol, que deshidrata muchísimo y es una gran toxina.
  • Exceso de cafeína, también un deshidratador.
  • La ingesta de alimentos refinados y ultra procesados.
  • El exceso de grasas saturadas y de proteínas de origen animal.

Cuanto más toxicidad tenga nuestro cuerpo, menos energía tendremos, más taponados estarán nuestros poros y más reseca y sucia se verá nuestra piel.

Cuando nos sentimos vitales, en cambio, esa energía se traduce en nuestra dermis y se ve más luminosa, radiante, fresca.

Una alimentación basada en plantas es muy rica en fibras y ayuda a mantener el sistema digestivo más limpio. Cuando nuestro sistema digestivo funciona bien, elimina las impurezas por allí en lugar de buscar alternativas, como los poros de tu piel.

El estrés también afecta nuestros hábitos alimenticios—y nuestra piel.

Tal vez eres una de las que, bajo estrés, se le corta el hambre: entonces no hay una buena nutrición. O tal vez te entre ansiedad de comerlo todo. Ambas opciones son malas.

A mayor estrés, mayor cantidad de cortisol. Más hinchadas nos sentimos. Más retenemos líquidos. Más antojos nos agarran de comer alimentos perjudiciales.

¿Te estás dando el descanso suficiente?

No pongas nada en tu piel que no pondrías en tu boca.

Todo lo que aplicamos de manera tópica, lo absorbemos. "Busca las opciones más naturales y orgánicas posibles" aconseja Carla Zaplana.

¿La clave para una piel sana? Complementar.

Si te alimentas de manera saludable y consciente, si te cuidas con cosmética natural de calidad, si te tomas el tiempo para mimarte, si priorizas sentirte bien y cuidarte del estrés, tu piel te lo agradecerá. Y te lo demostrará.

Somos un cuerpo físico, mental y emocional.

Las soluciones no vienen por separado. Son hábitos integrales que forman parte de un cuidarse bien.

6 hábitos para mejorar la salud de tu piel a través de tu alimentación:

  1. Hidratación. Lo que más necesita una piel es estar bien hidratada. Imagina una uva y compárala con una uva pasa: la única diferencia entre las dos es el agua. ¡Lo mismo pasa con nuestra dermis! Sencillo pero fundamental: el agua es clave para la salud de nuestra piel.
  2. Reduce los alimentos procesados. Si lees la lista de ingredientes de un empaquetado y no conoces la mitad, descártalo. Son productos químicos y tóxicos y congestionan tu sistema digestivo. Elige comer limpio.
  3. Reduce los lácteos. Afortunadamente, hay cada vez más sustitutos para cambiar la leche de vaca por alguna bebida vegetal. Puede ser de avena, soja, almendra.
  4. Aumenta la fibra y los alimentos de origen vegetal.
  5. Anímate a tomar batidos y zumos verdes (donde la mayoría de los ingredientes son verduras).
  6. Prueba hacer ayunos. Asiste a tu cuerpo dándole un descanso para limpiar tus órganos. Recuerda hacerlo siempre acompañada de un especialista que pueda guiarte en el proceso.

Cambio de alimentación. Cambio de consciencia.

Lo natural es sentirse bien. Creemos que el cuidado y el bienestar van más allá de la piel porque empiezan de dentro hacia fuera.

Elegir lo que comemos es una buena manera de comenzar.

Y a ti, ¿de qué manera afecta tu alimentación a la salud de tu piel? ¡Cuéntanos!

La conversación con Carla Zaplana formó parte del 1º ciclo de ENCUENTROS con mujeres que nos inspiran y nos enseñan día a día a sentirnos bien. Ve la entrevista entera aquí.

 

 

 

¿Quieres ser el primero en enterarte de nuestras historias?

¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter!

SUSCRIBIRME