Porqué deberías usar champú sin sulfatos y sin siliconas

Cada vez somos más las que nos preocupamos por conocer lo que aplicamos sobre nuestro pelo y nuestra piel... y los efectos que nos producen.

Muchos productos cosméticos tienen ingredientes que empiezan a suscitar polémica: entre ellos, los sulfatos y las siliconas.

Tal vez hayas oído hablar acerca de ellos, pero aún no estás segura de qué son ni para qué se utilizan.

Hoy te contamos qué son los sulfatos y las siliconas, qué riesgo suponen, cómo reconocerlos y qué alternativas puedes elegir para un pelo más sano.

¿Qué son los sulfatos?

Los sulfatos son sales de ácido sulfúrico. Es el ingrediente que genera la espuma cuando lavas tu pelo. Puedes reconocerlos por sus nombres más habituales: "sodium lauryl sulfate" o "sodium laureth sulfate".

¿Para qué se utilizan los sulfatos en los champús?

Los sulfatos son populares en parte gracias al mito de que cuanto más espuma genera el champú, más limpia. (Pero es eso: ¡un mito!) Además, es un ingrediente económico, efectivo y multifacético que combina bien con otros ingredientes sintéticos.

¿Y la siliconas? ¿Qué son y porqué no son recomendables?

Las siliconas son las responsables de generar una ilusión de cabello sano. Pueden darle brillo y suavidad a tu pelo, pero es una solución a corto plazo. Al final, lo que hacen es crear una capa alrededor de cada hebra de tu pelo, impidiendo que entren nutrientes y humedad.

No reparan: si no que esconden un pelo frágil y sin vida.

Puedes reconocer las siliconas por sus nombres como “cetyl dimethicone”, “dimethicone”, o “dimethicone copolyol”.

¿El problema? Los efectos acumulativos

Cuanto más se acumulan los sulfatos y las siliconas en el pelo, más difícil se hace eliminarlos. Su uso continuado puede causar eczema, irritación y picor en el cuero cabelludo. Además, aumentan la sequedad del pelo, pueden causar inflamación en los ojos e incluso contribuir a una pérdida de cabello.

Si tienes pelo fino y sensible, un cuero cabelludo delicado o sufres de alergia tienes más posibilidades de sufrir los efectos acumulados de estos ingredientes.

Y entonces, ¿qué hago?

Los champús naturales cuidan tu cabello de manera saludable y a largo plazo. Gracias a que sus ingredientes se asimilan con mayor facilidad, ayudan a que tu pelo recupere su capacidad para retener humedad y a generar sus aceites de manera natural. Además, con el tiempo, protege a tu cuero cabelludo de posibles irritaciones y alergias.

No producen tanta espuma... pero ¡limpian igual!

Atenta a la hora de elegir tu nuevo champú: desafortunadamente, muchos productos se publicitan como "libres de" ingredientes sintéticos aunque no lo sean. La forma más segura de asegurarte que tus productos son 100% naturales es revisando la lista de ingredientes.

Champús naturales, sin sulfatos ni siliconas:

Nuestro Champú Hidratante elaborado con Aceite de Argán no contiene sulfatos ni siliconas. Combina las propiedades hidratantes del Baobab Tein y el Agua de Aloe ecológico para mantener tu cabello sano, proporcionándole suavidad, flexibilidad y fuerza.

Este champú es ideal para reparar las puntas secas y dañadas porque nutre, revitaliza y repara.

¿Te animas a probarlo? Pasa por nuestra tienda online y consíguelo. Combínalo con el Acondicionador Reparador para un resultado más saludable.

¿Quieres ser el primero en enterarte de nuestras historias?

¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter!

SUSCRIBIRME