Aceite de Tamanu: Sus 4 mejores beneficios para la piel

El aceite de Tamanu es cada vez más popular dentro de la cosmética orgánica.

Posiblemente te lo hayas encontrado en sérums o cremas faciales... Es que en los últimos años se ha convertido en un ingrediente clave en la industria para mejorar la salud de la piel. ¿Y cómo no, con todas sus propiedades favorables?

Sin embargo, tratar la piel con aceite de Tamanu no es algo nuevo. ¡Todo lo contrario!

Este aceite forma parte de una tradición centenaria, proveniente de la Polinesia y del Sudeste Asiático, donde se utilizaba por su varios beneficios medicinales.

Hoy te compartimos 4 motivos por los que debes incluir este ingrediente en tu rutina de cuidado de la piel.

4 beneficios del aceite de Tamanu para tu piel:

1. Repara y regenera la dermis

Sí, el aceite de Tamanu tiene múltiples beneficios pero el más destacable es su capacidad para estimular la formación de nuevo tejido cutáneo.

¿Qué significa esto? Que es un reparador y regenerador extraordinario para tu piel, ayudando a cicatrizar heridas, suavizar manchas y fomentar la generación de nuevas células de la dermis.

Además, el aceite de Tamanu fomenta la producción de colágeno, fundamental para mostrar una piel radiante.

Por este motivo, este aceite ha sido clave en ciertas comunidades para curar heridas y promover el crecimiento de piel sana durante generaciones.

2. Es un antioxidante potente

El aceite de Tamanu es esencial en los tratamientos anti-envejecimiento.

Tiene una gran cantidad de antioxidantes que inhiben —y en muchos casos neutralizan— los efectos de los radicales libres (las moléculas responsables de acelerar el envejecimiento cutáneo).

Además, este aceite es un gran aliado para mimar las pieles dañadas por el sol. Se aplica en pieles híper pigmentadas por los rayos UV y que sufran de arrugas prematuras, líneas finas y una dermis con menos firmeza.

Su alto porcentaje de ácidos grasos lo convierte en un hidratante potente, ayudando a mantener la dermis nutrida y humectada, dándole una sensación de frescura.

3. Cicatriza y es antibacteriano

Las propiedades naturales analgésicas y antisépticas del aceite de Tamanu son las que le brindaron la fama histórica de curar heridas y acelerar su cicatrización.

Es un fuerte antibiótico, ayudando no solo a cicatrizar con más velocidad, si no también a mantener las infecciones y bacterias a raya.

Por esto, es recomendable utilizar el aceite de tamanu para afecciones como el acné y para calmar la piel seca, irritada y con picor.

4. Ayuda con las inflamaciones

Por último pero no menos importante: el aceite de Tamanu da gran alivio a una piel inflamada. Sus componentes antiinflamatorios ayudan a reducir la hinchazón y la irritación de la piel cuando se aplica de manera tópica.

Se aconseja utilizar el aceite de Tamanu para el tratamiento de inflamaciones de la piel como la psoriasis, el eczema y la rosácea. Ayuda también a aliviar quemaduras, cortes, raspones e incluso, en algunos casos, mordeduras de insectos.

Ingredientes naturales para una piel más sana.

Y tú, ¿ya conocías este aceite natural?

Prueba tú misma los efectos con nuestro Sérum Reparador con Aceite de Tamanu. Combinado con extracto de Goji ecológico, estimula los mecanismos de defensa de tu piel y renueva su energía vital cutánea. ¡Consíguelo ya!

¿Quieres ser el primero en enterarte de nuestras historias?

¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter!

SUSCRIBIRME