Automasajes faciales: qué son y cómo hacerlos desde casa

¿Tienes la cara cansada? ¿El rostro apagado? ¿Ojeras inflamadas que no quieren irse?

Hoy te contamos algo que te ayudará a aliviar, relajar y tonificar tu rostro. Es fácil, lleva 10 minutos y lo puedes hacer desde casa. Es una manera estupenda para dedicarte tiempo y mimarte.

¿Te animas a probar un automasaje facial?

labeau-organic-automasajes-faciales

¿Qué son los masajes faciales?

Los automasajes faciales son movimientos concretos que haces con tus manos en diferentes áreas del rostro y del cuello. Son un método natural que puedes utilizar para complementar y potenciar tu rutina de cuidado de la piel habitual.

La piel de la cara es hipersensible y está expuesta permanentemente a factores externos que la desgastan. El masaje facial estimula los vasos sanguíneos y consigue una mejor nutrición de las células y ayuda a prevenir, disminuir y retrasar posibles síntomas.

Imagínalo como ir al gimnasio. Estamos acostumbradas a ejercitar el cuerpo, pero ¿que hay del rostro? Hacer muecas a diario o masajes específicos ejercita los músculos de la cara y los ayuda a mantenerse en forma.

Y eso no es todo...

Los beneficios de hacerte automasajes faciales

Este hábito sencillo, hecho con constancia, te ayudará a:

  • Tonificar tu rostro
  • Reactivar la circulación sanguínea
  • Reactivar la producción de colágeno, dándole elasticidad a tu piel
  • Levantar las cejas
  • Mantener el contorno de tu cara y la mandíbula firme
  • Iluminar tu rostro
  • Suavizar las líneas de expresión (en la comisura de los labios, en los ojos, en el ceño…)
  • Disminuir los signos de estrés
  • Prevenir arrugas
  • Relajar las fibras musculares
  • Decongestionar las bolsas de los ojos
  • Evitar rojeces e inflamaciones

Y no se trata solo de beneficios estéticos...

Hacerse automasajes te ayuda a entrar en calma y estar más tranquila. Por eso, si lo combinas con otras actividades relajantes como mindfulness o el yoga, el automasaje facial será un gran aliado para disminuir el estrés diario y relajar tensiones.

Cómo hacerse un automasaje facial

Mira nuestros videos donde te explicamos cómo hacerlos.

¿Cuándo hacerlos? Por la mañana es ideal. De esta manera, reactivas la circulación, evitas el rostro hinchado y estás lista para enfrentar el día. Si quieres repetir la rutina por la noche, ¡genial!

¿Cuánto dura? 10 minutos.

¿Qué necesito? Tus manos, 10 minutos y tu crema o aceite preferido para no generar demasiada fricción.

Preparación:

Lava tu cara y las manos antes de empezar. Frota tus manos antes de comenzar para calentarlas. Esparce la crema o el aceite por el rostro y el cuello.

A tener en cuenta:

  • Usa la la yema de los dedos o la falange media, lo que te sea más cómodo.
  • Divide la rutina en diferentes áreas, así no te olvidas de ninguna. Recomendamos empezar por el entrecejo y la frente, seguir por la zona de los ojos y la nariz, luego la boca y terminar con los pómulos y el óvulo facial.
  • Recuerda que la piel de tu rostro es muy sensible. No necesitas fuerza para conseguir resultados. Son masajes suaves, donde la presión de los dedos es mínima.
  • Ritmo lento. Aprovecha. Es un masaje, ¡a disfrutar!
  • Cuando acabes, retira el aceite sobrante, en caso de que lo hubiera, y aplica tu crema hidratante habitual.
  • Siéntete libre para hacerlo a tu manera. Te damos unos ejemplos para que utilices como guía, pero tú conoces tu piel mejor que nadie. ¡Atrévete a cambiar y combinar según lo sientas mejor!

A veces nos convencemos de que necesitamos dinero, tiempo y recursos para sentirnos bien… Pero no es así. Los automasajes faciales son un ejemplo claro de que cuidarnos puede ser algo fácil, sin coste y eficaz.

Una forma diferente de conectar con nosotras mismas. Nos merecemos un rato al día para mimarnos. Cuando lo hagamos, nuestra piel nos lo agradecerá y se verá mejor.

Ahora que tenemos que pasar tiempo en casa y podemos definir nuestra rutina, ¿te animas a probarlo?

Prueba los automasajes faciales con nuestra Crema Hidratante Facial con aceite de germen de trigo o nuestro Sérum Reparador con aceite de tamanu para conseguir mejores resultados. Y cuéntanos: ¿cómo ha ido?

¿Quieres ser el primero en enterarte de nuestras historias?

¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter!

SUSCRIBIRME