Por qué es importante exfoliar la piel (y cómo hacerlo)

¿Limpias, hidratas y proteges tu piel... y sin embargo, sigue viéndose seca y apagada?

Puede ser porque no la exfolias lo suficiente.

Si no incluyes la exfoliación dentro de tu rutina de cuidado, estás dejando de lado un paso muy importante para la salud de tu piel.

Sigue leyendo para descubrir los beneficios de la exfoliación, cómo hacerlo paso a paso y cada cuánto hacerlo dependiendo de tu tipo de piel.

¿Qué es la exfoliación... y por qué es importante?

Nuestra piel está renovándose constantemente. Cada 28 días, células nuevas reemplazan las muertas y lo hacen de manera natural.

Sin embargo, el cuerpo no tiene la capacidad de eliminar todas las células muertas. Además, con el tiempo, el ritmo es cada vez más lento. Como resultado, los poros se tapan, la piel no se oxigena ni absorbe los nutrientes que necesita para sentirse ni verse bien.

La exfoliación elimina ese exceso de células muertas acumuladas en la epidermis que el cuerpo es incapaz de retirar. Es un proceso que complementa este fenómeno natural y ayuda a que la piel se vea nueva, fresca y luminosa.

Beneficios de exfoliar tu piel

Es esencial complementar la limpieza, hidratación y protección con una exfoliación por varios motivos:

  • Rostro limpio, poros limpios. Al eliminar las células muertas, la exfoliación previene la aparición de los temidos puntos negros. Además, también quita la suciedad y los restos de maquillaje difíciles de limpiar.
  • Iguala el color y el tono de tu piel. La exfoliación frecuente te garantiza una piel renovada.
  • Suaviza la textura de tu piel. Los exfoliantes suavizan la textura de tu piel, haciendo que se vea más uniforme. Ideal para quienes tienen una textura rugosa, manchas, hiperpigmentación o cicatrices.
  • Previene el acné. Al quitar el exceso de impurezas, previene el acné y los granos resultado de los poros obstruidos.
  • Ayuda a que cremas y sérums penetren fácilmente. Una piel exfoliada absorbe mejor el producto que le apliques.
  • Activa la circulación y el sistema linfático, oxigenando la epidermis.
  • Promueve la síntesis de colágeno. A largo plazo, la exfoliación habitual estimula la síntesis de colágeno y por eso se le considera una forma de prevenir el envejecimiento prematuro.

¿Cómo exfoliar la piel?

Aplica la exfoliante facial sobre la piel limpia y extiéndelo con movimientos circulares suaves. Puedes ayudarte de tus manos o de una manopla.

Retira el producto con agua tibia, aplica una crema hidratante y luego protección solar para un mejor resultado .

Cuidado: Evita la exfoliación si tienes heridas abiertas en tu piel.

¿Cada cuánto me exfolio la piel?

Aquí te compartimos nuestras recomendaciones para que uses como guía. Sin embargo, (¡tip Labeau!): escucha tu piel. Ella sabe mejor que nadie lo que necesita.

Si tienes la piel seca, exfolia una vez por semana. Para pieles más grasosas, exfolia una o dos veces por semana (o si sientes que necesita más, también puedes hacer una exfoliación diaria).

Si notas que tu piel se pone roja o sensible, disminuye la frecuencia.

¿Cómo elegir el producto adecuado para exfoliar la piel?

No es lo mismo exfoliar la cara, que el cuerpo o las manos. Por eso, asegúrate de elegir una exfoliante adecuada para el área que quieras exfoliar. La cara, por ejemplo, es más delicada y necesita productos que cuiden esa delicadeza.

Para un mejor resultado, elige una exfoliante hecho a base de ingredientes naturales. Tu piel los asimilará de manera mucho más fácil y los resultados serán ¡aún más profundos!

Prueba nuestra Exfoliante Facial a base de celulosa vegetal, Aloe Vera y Manteca de Karité para renovar, regenerar y nutrir tu piel. ¿A qué esperas?

¿Quieres ser el primero en enterarte de nuestras historias?

¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter!

SUSCRIBIRME