1. Primero aplica el Agua Micelar con extracto de Aloe Vera y Jengibre sobre un algodón y deslizar suavemente sobre el rostro, incluidos ojos y labios. Una limpieza suave y eficaz, que calma la piel del stress diario y minimiza las rojeces y procesos inflamatorios. No es necesario aclarar.
    2. A continuación aplicar el sérum en el rostro, utilizando el dosificador para extraer una pequeña cantidad, a continuación realiza un suave masaje en tu piel hasta su completa absorción.
    3. Finalmente extiende en el rostro la Crema Hidratante Facial con aceite de Germen de Trigo con un suave masaje hasta su completa absorción. Notaras un efecto hidratante inmediato y duradero a las 24h