3 pasos imprescindibles para cuidar la piel grasa

Cada piel necesita cuidados diferentes.

La piel grasa —un tipo de piel habitual y que no solo se encuentra en la adolescencia— tiene sus propias características y por lo tanto, sus propias necesidades a la hora de cuidarla.

Hoy te contamos cómo reconocer si tienes la piel grasa, qué tipo de productos elegir y los 3 pasos imprescindibles para tratarla:

Cómo reconocer una piel grasa:

La piel grasa se caracteriza por tener un exceso de sebo. Al no respirar de forma orgánica, la piel se convierte en un terreno fértil para la aparición de puntos negros, granos y acné. Los poros se dilatan y aparece una zona brillante en la zona T del rostro, en la frente y en la nariz.

Las causas de una piel grasa son diversas y varían desde la alimentación, la genética, las hormonas y los cosméticos hasta la medicación.

Una piel con tendencia a grasa puede sufrir los siguientes síntomas:

  • Puntos negros.
  • Granos.
  • Piel húmeda, brillante y con poros dilatados.
  • Textura poco uniforme.
  • Es posible que esté acompañado de un pelo graso también.

¿Qué productos se pueden usar con la piel grasa?

Lo fundamental a la hora de elegir productos para una piel grasa es que no añadan más grasa. Por eso, es importante optar por productos que estén específicamente formulados para las pieles grasas y cumplan con sus necesidades particulares.

Es decir, productos sin aceites (u “oil free”) y no comedogénicos. La textura también es importante: cuánto menos densa sea, mejor. Opta por emulsiones o cremas ligeras.

3 pasos imprescindibles para tratar a la piel grasa

1. Limpieza bien profunda, día y noche

La limpieza facial es el paso esencial de cualquier rutina de cuidado de la piel, pero especialmente para las que tienen tendencia grasa. Una limpieza profunda elimina toda la suciedad, impurezas y polución que se acumula en los poros.

Haz la limpieza por la mañana (para quitar el exceso de grasa que el cuerpo produce al dormir) y por la noche (para eliminar los restos de suciedad y maquillaje al final de la jornada). Si haces ejercicio, recuerda también limpiar después de entrenar para quitar el sudor.

Busca un producto que limpie en profundidad sin irritar, que regule la producción sebácea y que calme y revitalice la piel.

Para ello, te recomendamos el Limpiador Facial Pieles Grasas, ideal para controlar la irritación en la piel del rostro. Su fórmula con agua de naranja y aloe dejará tu cara suave y con una piel unificada.

2. Hidrata tu piel: fundamental para el cuidado de la piel grasa

Una piel hidratada es una piel sana. Todas las pieles necesitan hidratarse… incluso las pieles grasas.

El gran mito de las pieles grasas es que no necesitan hidratación. ¡Error! Una piel con exceso de sebo no es sinónimo de una piel con exceso de agua. Este miedo lleva a muchas personas  a evitar la crema hidratante y esto lleva a la deshidratación.

La diferencia entre piel hidratada y piel grasa es que la primera es rica en agua, mientras que segunda tiene un alto contenido de aceite.

La hidratación ayuda a regular la producción de sebo, fortalecer la barrera protectora de la piel y evitar otros problemas.

¿La clave entonces? Elegir una hidratante que aporte agua y no grasa.

Una opción ideal para la piel grasa es la Crema Hidratante Facial Pieles Grasas, que equilibra y regula la producción sebácea. Su fórmula con Prebiulin, Aloe Vera y Kaolin tiene un efecto ligeramente astringente y también tonifica. Asegúrate siempre de limpiar tu piel antes de aplicar la hidratante.

3. Exfolia tu piel con regularidad.

Además de hacer una limpieza facial profunda dos veces al día, una exfoliación semanal es necesaria para el cuidado de la piel grasa. Ayuda a destapar los poros, a quitar células muertas y evitar que se acumule el sebo.

¿Cada cuánto exfoliar? Al menos una vez por semana. Luego, escucha a tu piel, ella es la mejor experta.

Asegúrate de escoger un producto suave, que no irrite la piel y que esté pensado para pieles seborreicas.

Te recomendamos el Exfoliante Facial Pieles Grasas, elaborado con activos calmantes y descongestionantes para reequilibrar la secreción sebácea. Además, contiene manteca de karité para mantener tu piel hidratada en el proceso.

Sigue estos 3 pasos y tu piel reflejará los cambios.

Y tú, ¿tienes la piel grasa? ¿Cuáles son tus pasos imprescindibles?

Cuida tu piel grasa con el pack Pieles Grasas lo tiene todo para que tu rostro luzca limpio, brillante y repleto de vitalidad. ¡Ahora es el momento!

¿Quieres ser el primero en enterarte de nuestras historias?

¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter!

SUSCRIBIRME