Cómo cuidar tu piel en invierno

Cada invierno, nos sucede lo mismo:

Manos secas. Labios agrietados. Piel tensa, rígida y apagada.

Cuando llegan los meses de frío —con sus lluvias, su frío y humedad— nuestra piel lo siente… y lo sufre.

Pero no tiene por qué ser así, si tomamos los cuidados necesarios.

Aunque a veces la desestimemos o no la tengamos en consideración, la piel es la que nos separa del resto del mundo. Es nuestra única barrera.

Protegerla es tan importante como cuidar lo que comemos o cómo nos movemos. Pero...

¿Cómo cuidar nuestra piel durante el invierno?

Te compartimos algunos consejos para que este invierno cuides del órgano más grande que tiene tu cuerpo.

 piel-invierno

Con pequeños hábitos en nuestra rutina diaria, podemos lograr una gran diferencia en nuestra piel. Pasos sencillos, fáciles y rápidos. Nada extravagante. Tener una piel sana sin volvernos locas en el intento sí es posible.

1- HIDRÁTATE BIEN.

La clave más importante para esta época es hidratarse bien. Durante el invierno, nuestra piel pierde más agua de lo normal y debemos hacer un esfuerzo extra para recuperarla.

Eso significa:

Beber mucha agua. Si los problemas de nuestra piel se deben a la deshidratación, ¿qué mejor que recuperarla bebiendo mucha agua? (Buena noticia: ¡las sopas e infusiones también cuentan!).

Utiliza cremas hidratantes. Las cremas ayudan a recuperar la hidratación y además a retenerla: sus nutrientes actúan como una barrera que impide la pérdida de agua.

Lo mejor es hidratarla a diario y en lo posible varias veces. Los mejores momentos para hacerlo son después de ducharnos y antes de irnos a dormir (para que su efecto continúe durante toda la noche).

Con especial énfasis en los sitios donde más se resecan:

  • Manos: están destapadas la mayor parte del tiempo. Lo mejor es que consigamos una buena crema de manos y la llevemos en el bolso para utilizar cada vez que necesitemos. Usar guantes también ayuda a proteger las manos de las temperaturas más bajas.
  • Labios: gracias a la humedad y a los resfriados, los labios son una víctima fácil y se agrietan con rapidez. Llevar un bálsamo labial en la cartera es la opción ideal. E intentemos evitar mojarlos con saliva… ¡los irritamos aún más!
  • Pies, codos, rodillas y cuello: prestemos especial atención a aquellas zonas que solemos ignorar.

piel-invierno

2-LIMPIEZA CONSCIENTE.

Menos duchas—y más cortas. Sí, habéis leído bien. Es que lavarse muy seguido genera un desgaste en la piel porque quita el lubricante natural que genera nuestro cuerpo.

Sí al agua tibia. Aunque nada sea más tentador que una ducha bien caliente cuando hace frío, el agua a temperatura alta deshidrata e irrita la piel. Lo ideal es darse un baño, lavarse la cara y limpiarse las manos solo con agua templada.

Jabones y cremas naturales. Muchos productos contienen ingredientes agresivos como el alcohol, ciertos conservantes o perfumes. Mejor evitarlos y utilizar en lugar productos con componentes humectantes y ricos en ácidos grasos omega 3, 6, 9 (los aceites vegetales son una gran opción).

 piel-invierno

3- MANTÉN UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE.

Cuida tu alimentación. Tentarse con unos churros con chocolate es una de las delicias del invierno, pero recuerda también elegir alimentos ricos en vitaminas y antioxidantes (como la zanahoria, las hojas verdes y la naranja). Estos recuperarán en parte los nutrientes que pierdes por los cambios de temperatura.

Evita el tabaco y el exceso de alcohol. Fumar causa envejecimiento prematuro y el alcohol deshidrata la piel y la deja con un aspecto apagado. ¡Mejor evitarlos!

Descansa bien. Intentemos bajar la velocidad de nuestra rutina acelerada y dormir lo necesario para estar bien descansadas. Nuestro cuerpo nos lo agradecerá—y nuestra piel también.

Presta atención a la ropa que vistes. Elige prendas cuyos tejidos sean amables con tu piel. El algodón, por ejemplo, permite que el sudor se evapore de forma correcta… a diferencia de la ropa ajustada o de material sintético, que pueden resecar —e incluso descamar— la piel. ¡Cuidado!

¿Qué hay de vosotras? ¿Tenéis alguna rutina de salud para este invierno?

¿Quieres ser el primero en enterarte de nuestras historias?

¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter!

SUSCRIBIRME