“La piel grasa no necesita hidratación” y 4 mitos más acerca de la piel grasa

Poros abiertos y visibles. Tendencia al acné, a los granos y a los puntos negros. Una capa de brillo uniforme por toda la cara.

Estos son solo algunos de los rasgos más característicos de la piel grasa. ¿Pero cómo cuidarla?

La piel grasa es uno de los desafíos más comunes y genera mitos sin corroborar.

¿Qué es verdadero y qué es falso?

A continuación, os compartimos los 5 mitos más famosos sobre la piel grasa… y la explicación correspondiente.

¡A derribarlos!

1. “Las pieles grasas no necesitan hidratación”.

Falso.

Así como tu cuerpo necesita agua, tu piel también. *Todas* las pieles necesitan hidratación, incluyendo, sí, las que tienen tendencia grasa.

Uno de los errores más comunes es creer que la piel grasa no necesita hidratación.

Pero una cosa son los lípidos (la grasa), y otra muy diferente es la hidratación (el nivel de agua). Una piel grasa puede estar deshidratada, es decir, con un nivel bajo de agua. Y si no la hidratas, esta sequedad empeora porque el organismo se confunde y aumenta la secreción sebácea, creando mayores problemas.

Asegúrate de elegir cremas hidratantes específicas para pieles grasas, con texturas ligeras y fluidas, y que sean libres de aceite (u “oil free”). Te recomendamos la Crema Hidratante Facial Pieles Grasas.

2. “Los aceites faciales provocan acné”.

Falso.

Los aceites faciales ayudan a hidratar la piel, mantener la humedad y evitar su evaporación. Además, fortalecen la barrera natural de tu piel, lubrican la dermis y la dejan con una sensación de suavidad.

El problema son los aceites refinados y derivados del petróleo que taponan y obstruyen la piel.

Siempre que sean aceites de calidad, de primera presión en frío, son muy afines a nuestro propio manto hidrolipídico, ya que contienen omega 3, 6 y 9. Por lo tanto, no hay motivo por el cual provoquen acné.

Lo cual nos lleva al siguiente mito...

3. “Si tienes piel grasa o acné no debes usar ningún sérum ni aceite facial”.

Falso.

Por un lado, los sérums ayudan a hidratar la piel. Al tener una textura más ligera y no dejar rastros grasosos en la piel, son ideales para las pieles grasas, que tolera mucho mejor esta textura que otras más densas como las de las cremas.

Por otro lado, los aceites vegetales pueden ayudar a controlar el acné. Aceites con alto contenido en Vitamina E ayudan a disminuir la inflamación y enrojecimiento además de prevenir cicatrices. Siempre y cuando sean aceites naturales de calidad.

4. "Un poco de exposición al sol puede ayudar a secar la piel grasa”.

Falso.

Si bien puede parecer que el sol proporciona un efecto de "secado" temporal, en realidad solo deshidrata la piel.

Eventualmente, las glándulas sebáceas se dispararán para ayudar a reemplazar el aceite perdido, dando como resultado más sebo que antes.

5. "Si tienes piel grasa, necesitas una exfoliación intensa para eliminar la grasa de la piel".

Falso.

Cuando despojas a la piel de toda grasa, la obligas a generar más sebo.

Es cierto que en comparación a otro tipo de pieles (como pieles secas o sensibles), la piel grasa resiste mejor a la exfoliación y puede aguantarlas con más frecuencia. Sin embargo, la clave es encontrar el equilibrio adecuado.

La exfoliación suave, 1 o 2 veces por semana, puede limpiar la piel sin perturbar la microbiota.

¿Ya conoces nuestra Exfoliante para Pieles Grasas?

Y tú, ¿qué otros mitos conoces acerca de la piel grasa? ¡Cuéntanos!

¿Quieres ser el primero en enterarte de nuestras historias?

¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter!

SUSCRIBIRME